miércoles, 10 de agosto de 2016

En promedio, me gusta ir al cine solo. Caminar en la noche o por la tarde sin un rumbo definido.
Zarpar de cualquier lado a la hora más conveniente. Divisar fines de semana aburridos y, con antelación, reunirme con quien pueda, hablar de ti, beber una o diez cervezas para inmediatamente partir a casa sin la necesidad de estar pensando en que eres más feliz sin mi.





No hay comentarios.:

Publicar un comentario